Contenidos del artículo

Seguridad Alimentaria en la Industria de Hornos y Pastas: Un Factor Crucial para el Éxito Empresarial

La industria alimentaria dedicada a la fabricación de productos para panadería y pastas se encarga de ofrecer productos deliciosos para el disfrute de los consumidores. Sin embargo, detrás de estas delicias se esconde un desafío esencial: garantizar la seguridad alimentaria. La higiene y limpieza en este sector son fundamentales para evitar problemas de contaminación que puedan afectar tanto a la salud de los consumidores como a la viabilidad económica de las empresas.


La correcta gestión de la higiene dentro de la industria alimentaria es normal que sea motivo de preocupación puesto que el proceso productivo implica la manipulación de ingredientes crudos y productos horneados, lo que crea un ambiente propicio para la proliferación de bacterias y otros contaminantes.

El incumplimiento de normativas o la detección de contaminaciones cruzadas e intoxicaciones pueden tener graves consecuencias para las empresas, incluyendo:

  • Cierres temporales o permanentes de instalaciones.
  • Retirada de productos del mercado y pérdida de confianza del consumidor.
  • Sanciones económicas y litigios legales.
  • Daño irreparable en la reputación de la empresa.
  • Dificultades por acceder a nuevos mercados y oportunidades comerciales.

Las normativas más importantes que las empresas de este sector deben tener en cuenta:

1. APPCC (Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control): Ésta es una metodología de control de riesgos que se aplica para garantizar la seguridad alimentaria. El enfoque del APPCC es identificar, evaluar y controlar los peligros físicos, químicos y biológicos en cada etapa del proceso de producción. Las empresas deben establecer un plan APPCC y cumplir los siete principios básicos para asegurar la inocuidad de los alimentos.

2. Normas ISO 22000: Esta norma internacional establece los requisitos para un sistema de gestión de la seguridad alimentaria. Está diseñada para ayudar a las organizaciones a identificar y controlar los peligros alimenticios, garantizar la conformidad con los requisitos legales y mejorar la comunicación a toda la cadena de suministro.

3. Normas GMP (Buenas Prácticas de Manufactura): Estas normas son fundamentales para asegurar que los productos alimenticios sean procesados, envasados ​​y almacenados de forma segura y adecuada. Las GMP establecen directrices detalladas sobre las condiciones higiénicas de las instalaciones, la formación del personal y el control de procesos.

4. Normas BRC (British Retail Consortium): Estas normas son ampliamente reconocidas en el sector alimentario y se enfocan en la seguridad, la calidad y la legalidad de los productos. Las empresas que cumplen las normas BRC demuestran su compromiso con altos estándares de calidad y se facilita su acceso a mercados internacionales.

5. Normas IFS (International Featured Standards): Similar a las BRC, las normas IFS se centran en la calidad, seguridad y legalidad de los productos. Estas normas son especialmente relevantes para las empresas que suministran a cadenas de supermercados y grandes distribuidores.

3 puntos que marcan la diferencia a la hora de gestionar la higiene en la industria de panaderías y pastas

1. Auditoría por Profesionales del Sector: La seguridad alimentaria es un desafío complejo y en constante evolución. Para garantizar que las prácticas de limpieza e higiene se cumplen, es crucial realizar auditorías regulares llevadas a cabo por profesionales especializados en seguridad alimentaria. Estas auditorías evaluarán de forma exhaustiva los procesos de limpieza y desinfección, la gestión de residuos, la prevención de la contaminación cruzada y la capacitación del personal.

Las empresas proveedoras de soluciones en higiene profesional y sus profesionales y especialistas en higiene alimentaria ofrecen acompañamiento de forma objetiva, identificando posibles puntos débiles y proponiendo soluciones efectivas. Nuestra experiencia y conocimientos permiten a las empresas mejorar continuamente sus prácticas y mantenerse en cumplimiento con las normativas vigentes.


2. Cómo reducir el impacto medioambiental en la limpieza: Una opción cada vez más relevante para la industria de panaderías y pastelería es la adopción de sistemas de limpieza en seco actualizados y conformes a las últimas normativas. Al utilizar técnicas de limpieza en seco, se logra una mayor eficiencia en la eliminación de residuos y se prevé la proliferación de patógenos y alérgenos. Además, estos sistemas reducen la huella ambiental al disminuir el uso de agua y productos químicos.


3. Planes de higiene actualizados: Los planes de higiene son claves en la seguridad alimentaria. Deben ser elaborados y actualizados por expertos en el sector para asegurar su conformidad con las normativas actuales y las mejores prácticas. Estos planes deben ser detallados y abordar cada aspecto del proceso de producción, desde la recepción de materias primas hasta la entrega del producto final.


Es esencial que los planes de higiene incluyan procedimientos claros y precisos para la limpieza y desinfección de equipos y superficies, control de alérgenos, gestión de residuos y capacitación del personal. La revisión y actualización regular de estos planes garantiza que las empresas estén preparadas para enfrentar nuevos desafíos y cambios a las normativas.


Buscar